¿Líder o jefe? La diferencia de roles y el cambio de estrategia

¿Te has preguntado alguna vez qué clase de rol ejerce la persona a cargo de tu organización?

Ya trabajes en una pyme o en una gran compañía, es bastante probable que tengas personas por encima de ti o, quizá, seas tú quien cuente con un equipo de colaboradores.

Si eres de los segundos, ya te habrán hablado en innumerables ocasiones del liderazgo, de las características que debe tener un buen líder y de las diferencias entre éste y un jefe.

Por el contrario, si te encuentras entre los primeros, es probable que no te hayas planteado qué clase de persona/s tienes por encima de ti: ¿líder o jefe?

Simplificando, yo siempre me lo he imaginado de la siguiente manera:

Jefe

 

 

Líder

 

 

Podemos decir de estos últimos que

“Un líder es aquel que conoce el camino, hace el camino y muestra el camino.”

John C. Maxwell

 

En estos posts en los que te hacemos partícipe del avance, casilla a casilla, en nuestra partida de parchís, creo importante contarte un poco acerca de la estrategia que se está llevando a cabo. Y es que, con cambio de dirección (y el cambio generacional que lo ha acompañado) hemos sido testigos de un cambio de estrategia, teniendo la oportunidad de poder comparar esta diferencia de roles en primera persona.

Es posible que la estrategia marcada por el rol de jefe sea algo heredado de “la vieja escuela” y ahora se esté dando un cambio globalizado en la forma gestionar los equipos. De hecho, lo creo bastante probable…

De este modo, “la vieja escuela” ordenaba, fiscalizaba todos los trabajos, cada contestación (no podía darse un paso sin que te dijeran ‘arre’), hasta las llamadas telefónicas… Eso sí, sin directrices, sin enseñar, simplemente, utilizando el látigo de la producción ‘a marchas forzadas’ sin sentido. Y, por su puesto, exigiendo 0 errores (y ya se sabe que quien mucho abarca…)

Si llevas equipos, puede interesarte el estilo de liderazgo en Interlang, que nos está funcionando muy bien. Estas son 4 de las cosas que se han hecho y que están dando resultados:

Permisión de autonomía

¡Qué bien iniciar tu camino sin que te claven las espuelas! Y es que un líder comienza andando el camino contigo para dejarte proseguirlo de manera autónoma.

En Interlang, se nos ha dado la oportunidad de sacar nuestro trabajo adelante sin fiscalizarlo, haciéndonos responsables del mismo y permitiéndonos tomar las decisiones que creemos oportunas y… ¡Sorpresa! Parece que somos capaces de gestionar proyectos sin que nos digan en todo momento qué y cómo debemos hacer las cosas.

Sensación de apoyo

¿Y si te quedas parado? ¿Si no sabes qué camino tomar? Qué mejor que alguien que lo conoce te coja de la mano si lo necesitas…

¿Y si te equivocas? En Interlang se ha dicho muchas veces eso de “no somos médicos; no estamos operando a vida o muerte”. Pues si te equivocas, rectificas; y si hay que dar la cara ¿quién mejor que un líder para hacerlo?

En mi caso particular, así ha sido. Y puedo decir que me he sentido respaldada en el momento que lo he necesitado.

Visión de potencialidad

Aquí el ‘tanto vales’ se mide con el esfuerzo, con el trabajo y, claro está, con los buenos resultados. Pero esos buenos resultados están estrechamente ligados a la estrategia del líder, de cómo juega sus fichas. Y es que no hay nada como que un líder sea consciente de la potencialidad y el valor de sus colaboradores y de qué caminos van a ser mejor recorridos por cada uno de ellos.

Así, muchas de las tareas encomendadas a cada uno de los colaboradores de Interlang están asignadas en función de la especialización o de las capacidades de cada uno. (Y aquí me tenéis, escribiendo posts 🙂 )

Refuerzo positivo

Y por último, y no menos importante, encontramos este gran olvidado por los jefes… ¡el refuerzo positivo! Ya sabemos que el trabajo que desarrollamos es, justamente, esa actividad que llevamos a cabo por una retribución económica, pero… ¿y si fuera más qué eso? ¿Y si un líder, moviendo bien sus fichas, es capaz de hacer de sus colaboradores un equipo entregado, involucrado?

 

“Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar la autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr”.

Sam Walton.

No te olvides de contarnos tu experiencia

 

My tip for today…

Fomentar el rol de líder en una empresa propicia la participación de los colaboradores, involucrándolos en un proyecto conjunto y fomentando la consecución de objetivos comunes.