Cómo generar ideas con Design Thinking

Recuerdo perfectamente el día en el que nos convocaron a aquel taller. Se llamaba Design Thinking y la única pista que teníamos sobre el mismo era que se trataba de una metodología para resolver conflictos. Entonces nos dimos cuenta de que tomar el camino largo hacía la consecución de un objetivo podía llegar a ser muy fructífero, además de enormemente inspirador para el que lo experimenta.

Así aprendimos  que no siempre debemos trabajar bajo la fórmula Problema-Solución, sino que en muchas ocasiones debemos emprender un camino menos directo, escuchándonos más y barajando escenarios múltiples. En definitiva, Design Thinking nos propuso pasar al Problema (  ) Solución, promoviendo nuestras acciones desde:

  • La empatía
  • El pensamiento creativo y crítico
  • El trabajo en equipo
  • La generación de prototipos

Todo ello bajo una atmósfera en la que se promueve lo lúdico. Se trata de disfrutar durante el proceso y, gracias a ello, llegar a un estado mental en el que demos rienda suelta a nuestro potencial. Para ello, se utilizan técnicas con un gran contenido visual y plástico. Con esta premisa nos pusimos manos a la obra y desarrollamos respuestas a cuestiones que nos inquietaban en base a 3 pasos fundamentales:

SIENTE, IMAGINA y ACTÚA.

 

  1. Primer paso, siente.

En esta primera fase la metodología Design Thinking nos propone “Comprender”. Es decir, investigar los problemas de nuestro entorno, observando detenidamente.

  • Entre todos, post it en mano, contestamos a la pregunta del millón ¿Qué sabemos sobre nuestro entorno/ organización? En este punto comienza una profunda fase de compresión de nuestra empresa. Como era de esperar, salieron numerosas cuestiones interesantes y de índoles muy diferentes.
  • A partir de ahí, entre todos ordenamos esa información. Organizamos esos post it conformando nubes de temas que aglutinasen cuestiones relacionadas. Se trataba de identificar los principales focos de acción (identificamos nubes relacionadas con la comunicación interna, la formación, las instalaciones…) Para hacerlo más fácil, sintetizamos cada nube con una frase, trabajándolas una a una a través de un enunciado.
  • Se trata de una fase de puesta en común e intercambio de inquietudes entre todos los miembros del equipo. Hablamos, debatimos y finalmente ¡Elegimos! Entre todas las nubes de temas, con su correspondiente enunciado, debíamos quedarnos con una.
  • Elegimos un foco. Para ello, cada uno de nosotros escogió tres nubes de interés, haciendo una marca entre las elegidas. A continuación, cada participante se quedó con una de las tres nubes que habían sido más votadas en la anterior ronda. Y así, obtuvimos el foco definitivo a abordar.

En nuestro caso, todos centramos nuestro foco en el siguiente interrogante: ¿Es posible desatascar el trabajo, haciendo más y haciéndolo mejor pero siendo los mismos?

*Material: mural hecho con las hojas de un flipchart + post its + bolígrafos+ folios + celo/cinta.

 

  1. Segundo paso, imagina.

Como segundo paso, la metodología Design Thinking nos invita a “Explorar posibilidades” de manera conjunta. Se trata de aprovechar el potencial de las ideas más locas, pensando en alto, trabajando con las manos, apuntando y, finalmente, identificando qué es lo que hace falta para pasar a la acción.

  • Propusimos ideas entre todos. Hicimos un brainstorming con ideas generales que nos permitieran mejorar el tema propuesto.
  • Elegimos las mejores.
  • Concretamos una propuesta y trazamos un plan de acción. Es decir, empezamos a trabajar en un prototipo a través del que poder combatir el problema detectado.

La metodología Design Thinink concede especial relevancia al hecho de “pensar con las manos”. Puede ser simplemente a través de un dibujo o representación que ayude a concretar y determinar la parte de la idea que se quiere desarrollar.

A medida que hablábamos, determinamos la necesidad de poder ser conscientes del trabajo de nuestros compañeros en las diferentes épocas del año. Esto nos permitiría visibilizar los momentos de más y menor carga de trabajo según Departamentos, pudiendo aprovechar recursos y ayudarnos unos a otros según el momento. Dicho esto,  decidimos desarrollar un calendario de tareas que fuese común, transversal a todos.

 

  1. Tercer paso, actúa.

Para la fase de actúa, se debe establecer un plazo máximo de tiempo en el que desarrollar la acción, y la condición siempre es desarrollar el prototipo con los medios disponibles.

Nosotros llegamos a esta última fase “empoderados”, satisfechos por estar planteando una posible mejora a algo que llevaba tiempo inquietándonos de manera individual.

Pasamos a la acción, de las palabras a los hechos, y reforzamos la idea de que podíamos hacer algo al respecto. Disponíamos de las herramientas ofimáticas necesarias y, a través de ellas, desarrollamos el calendario transversal, con el que pudimos hacer visible nuestra carga de trabajo según los diferentes momentos del año.

 

¿Qué necesitas para llevar a cabo la metodología?

  • Materiales: están alcance de todos. Para pensar con las manos necesitarás rotuladores, lápices de colores, pegamento, hojas de papel, post its etc.
  • Equipo: cuánto más diverso mejor. Así se podrán poner en común diferentes puntos de vista y niveles de experiencia. En todo caso, se hace imprescindible que haya al menos una persona con conocimientos sobre la metodología, capaz de guiar el proceso.
  • Espacio: se necesita un espacio cómodo, con paredes libres en las que poder colgar información, así como con mesas de trabajo. También ayudará que el lugar sea luminoso.
  • Actitud: en el Design Thinking es imprescindible la actitud. Debemos ser curiosos y observadores, además de ser capaces de ponernos en la piel del otro y no cargar con prejuicios.

 

My tip

Como herramienta de teambuilding, su enfoque resulta muy interesante para la gestión de equipos en el ámbito empresarial y esto ha hecho que grandes empresas como Apple, Google y Zara, lo utilicen. Además, en España, esta metodología también está muy implantada en el ámbito escolar a través de la organización Design for Change España. El objetivo es el mismo, ofrecer a los niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas partiendo de su propio entorno.

En conclusión, la metodología Design Thinking nos permitió poner el foco en nosotros mismos, detectanto inquietudes comunes y orientándolas de inmediato a la búsqueda de soluciones. Una búsqueda que a su vez se basó en el diálogo y el debate, ayudándonos a hacer equipo y a poner en marcha nuestro propio proyecto común.