Redes sociales, ¿aumentan o reducen la productividad?

Las redes sociales están cada vez más presentes en nuestra vida. Además, la extensión de smartphones y tabletas ha potenciado su uso hasta convertirlas en un hábito cotidiano.

La importancia de redes sociales como Facebook y Twitter ha abierto el debate dentro de las empresas sobre si su uso en el entorno de trabajo es beneficioso o no.

Mientras algunas empresas las contemplan como herramientas que pueden mejorar la productividad de sus empleados, otras restringen o prohíben su uso en horario laboral. En este caso se entiende a la redes sociales como un elemento meramente lúdico que solo provoca distracción.

¿Cuál de las dos posturas es la mejor para nuestra organización? ¿Las redes sociales afectan al rendimiento de nuestros trabajadores? A continuación explicamos sus ventajas e inconvenientes.

  • Ventajas de las redes sociales

Hay estudios, como el realizado por la consultora KMPG, que avalan su uso en el trabajo. De dicho estudio se extrae que los trabajadores que utilizan estas herramientas rinden más.

Otro dato interesante es que un tercio de los trabajadores a los que se les bloquea el acceso a las redes recurre al “pirateo” de sus terminales.

Tampoco podemos olvidar que los smartphones son otra fuente de acceso, no sólo el ordenador. Por lo tanto, aunque se restrinja este tipo de servicios, puede resultar una medida inútil.

Además, las redes sociales pueden ser muy beneficiosas para las pymes. Así lo afirma Fernando Calderón Sastre, responsable de comunicación y Social Media en la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), en este artículo. Según Calderón, las redes sociales suponen una fuente de información fiable en tiempo real sobre hábitos de consumo, clientes y acciones de la competencia que pueden ser muy beneficiosas para los distintos departamentos de la empresa.

  • Inconvenientes de las redes sociales

También existen informes que sostienen que las redes sociales y la productividad laboral son antagónicas. En una encuesta llevada a cabo en el 2010 a má de 1,6 millones de empleados en Reino Unido, se llegó a la conclusión de que las horas que los empleados habían utilizado en las redes sociales, consideradas como no productivas, habían supuesto pérdidas en torno a los 14 mil millones de libras anuales (algo más de 17.500 millones de euros).

Lo que no especificaba este informe es qué habría pasado con esas horas de haberse restringido el acceso. No olvidemos que las redes sociales no son más que una reproducción virtual de las relaciones sociales existentes entre los trabajadores.

Antes de que Facebook, Twitter o Youtube existieran, los empleados ya recurrían al teléfono o a los corrillos con los compañeros alrededor de un cigarrillo o un café para descansar o comentar aspectos del trabajo. Este tipo de interacciones entre empleados sirven para conocerse, generar lazos afectivos y potenciar conocimientos y aptitudes, características que benefician al buen desempeño de toda empresa.

Después de haber visto las ventajas e inconvenientes de las redes sociales, ¿podemos llegar a alguna conclusión sobre si es beneficioso o perjudicción permitirlas en el trabajo? Desde nuestro punto de vista, todo apunta a que la clave debe estar en la formación de los trabajadores para potenciar un uso responsable y en la adopción de políticas que establezcan pautas de uso.

¿Cuál es tu opinión sobre este tema?

Esta entrada fue publicada en Recursos Humanos, Trabajo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Redes sociales, ¿aumentan o reducen la productividad?

  1. Las redes sociales no son buenas o malas en sí; ésto depende del uso que de ellas se haga.

  2. admin dijo:

    Gracias por tu comentario José Antonio.
    Efectivamente, las redes sociales pueden ser una herramienta muy potente si se usan correctamente pero también pueden generar el efecto contrario. Todo depende de su uso.

  3. Pingback: Técnicas para mejorar la productividadBlog de Interlang

  4. Pingback: El poder de las redes socialesBlog de Interlang

  5. Pingback: Aprovechar las Redes Sociales en la empresa - Blog de InterlangBlog de Interlang

Deja un comentario